Site Network: Cycling | Golf | Tennis | NHL | NBA | NFL | MLB | Futsal | Handball | Boxing | Rugby | Snooker | Cricket |


Ben Roethlisberger


La ofensiva de alto octanaje de los Cincinnati Bengals no entró a las diagonales el domingo en Pittsburgh.

Cedric Benson, uno de los mejores corredores de la NFL, se quedó en la banca por toda la segunda mitad después de lesionarse la cadera.

El mariscal de campo dos veces Pro Bowl, Carson Palmer, lució promedio, y en ocasiones tambaleante.

Acreditemos a la dominante pero menospreciada defensiva de Cincinnati, que cargó a los Bengals por los cuatro periodos ante los campeones defensores del Super Bowl.

Una de las pocas ocasiones en que ha sucedido en Heinz Field, la mejor defensiva sobre el campo este domingo no fue la que portaba el oro y negro. La unidad de Cincinnati, uniformada en naranja y negro, estuvo sobre todo el campo incomodando al mariscal de campo de los Steelers, Ben Roethlisberger, quien fue capturado en cuatro ocasiones, sufrió una intercepción y a menudo vio bien cubiertos a sus receptores campo abajo.

"Están jugando como la mejor defensiva de la liga", dijo Palmer, quien sólo acumuló 178 yardas por aire. "Lo creen, y están produciendo números acordes con eso".

Justo cuando el resto de la liga se ha percatado de que los Bengals (7-2) son genuinos, lo mismo tiene que decirse de su defensiva.

No se trata de un equipo unidimensional. Cincinnati es fuerte en varias áreas, y el domingo eso incluyó patadas sólidas de Shayne Graham (cuatro goles de campo) y una devolución de 96 yardas de patada de salida para anotación de Bernard Scott.

Pittsburgh, que llevaba una racha de cinco triunfos, acumuló apenas 226 yardas de ofensiva total. Los Steelers (6-3) fueron frenados en 12 de 15 conversiones de tercer intento, y fueron limitados sin touchdowns en cuatro viajes a la zona roja.

Los Bengals no consiguieron demasiado a la ofensiva, tampoco, pero no importó.

"Sabíamos que sería esa clase de partido y que la mejor defensiva se llevaría el resultado", dijo el profundo de los Bengals, Chris Crocker. "Eso es todo de lo que habló [el coordinador defensivo de los Bengals, Mike Zimmer]".

Por lo menos para esta temporada, es momento de colocar a la defensiva de Cincinnati en la misma categoría que las unidades de los Steelers y los Baltimore Ravens.

De hecho, cuando los Bengals jugaron frente a frente ante los Ravens y Steelers esta temporada, fue la unidad de Cincinnati la que sobresalió realizando la mayoría de jugadas clave.

"Han sido las piedras angulares de la liga por años", dijo el esquinero de los Bengals, Johnathan Joseph, en alusión a los Ravens y Steelers. "Se han tomado turnos como N° 1 y N° 2 como la mejor defensiva de la liga... queremos que se sienta nuestra presencia también".

Gracias en buena medida a la actuación de la defensiva, los Bengals barrieron a Baltimore y Pittsburgh en cuatro partidos de esta temporada, para convertirse en los nuevos patrones de la AFC Norte.

"Es una sensación impresionante poder salir a nuestra división y hacer eso ante dos equipos grandes", dijo el profundo de los Bengals, Chinedum Ndukwe. "Es como si estuviéramos jugando al béisbol. Uno no se supone que debe barrer a los demás en el fútbol americano. Es difícil, pero ha sido emocionante".

En un partido enorme para ambas escuadras, los Bengals permanecieron un par de pasos por delante de Pittsburgh.

La defensiva de Cincinnati dictó el ritmo del juego al controlar la línea de golpeo.

El corredor de los Steelers, Rashard Mendenhall, quien llegaba encendido al partido, fue limitado a 36 yardas en 13 acarreos (2.8 yardas por acarreo). Los Bengals capturaron a Roethlisberger cuatro veces, incluyendo dos sacks del ala defensiva Jonathan Fanene. El otro ala defensiva, Frostee Rucker, registró la única intercepción del encuentro, después de un pase desviado en el tercer periodo.

Pittsburgh obtuvo la mayoría de sus yardas por aire, particularmente a través del receptor abierto Santonio Holmes (siete recepciones, 88 yardas). Pero cada vez que los Steelers hilaron varias jugadas positivas, la defensiva de Cincinnati hizo una detención clave al final de los avances, para forzar el gol de campo e impedir que el juego se les saliera de las manos.

Justo como los siete frontales frenaron el ataque aéreo, la secundaria de Cincinnati hizo un gran trabajo en contra de Holmes, Hines Ward (cuatro atrapadas, 24 yardas) y el receptor novato Mike Wallace (una recepción, 16 yardas). Los esquineros de los Bengals Joseph y Leon Hall fueron de nuevo brillantes, mientras siguen convirtiéndose en una de las mejores duplas de la liga.

"Después de lidiar conmigo por tanto tiempo, probablemente son el mejor par en la liga ahora", declaró el receptor abierto de los Bengals, Chad Ochocinco.

Cincinnati realizó la mayor declaración de la campaña barriendo a Pittsburgh, pero las temporadas de ambos equipos están lejos de finalizadas. Podemos esperar mucha acción mientras intentan posicionarse para la postemporada en los siete juegos restantes.

Como sucede con la mayoría de equipos de calidad en la AFC Norte, los Bengals y Steelers son versátiles y tienen el potencial de hacer mucho ruido en la postemporada si pueden mantener la cohesión.

"Probablemente los volvamos a ver en postemporada", aceptó Crocker.

¿Bengals-Steelers III en enero, por todas las canicas?

Eso sería muy interesante.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada