La selección de Suiza se convirtió en la primera finalista de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Nigeria 2009 al imponerse el jueves 12 de noviembre por 4-0 a Colombia en el Teslim Balogun Stadium de Lagos. Los helvéticos avanzan a esta instancia por primera vez en su historia, mientras que los Cafeteros, famosos por sus remontadas heroicas, deberán conformarse con buscar un lugar en el podio.

Ventaja temprana
El calor intenso que reinó a la hora del saque inicial pareció afectar a ambos equipos, que salieron a medir cada uno de sus movimientos. Los sudamericanos apelaron a su habitual toque ordenado en el mediocampo. Los europeos, a la paciencia y disciplina táctica que tan buenos resultados les han dado en las instancias previas.

Sin embargo, el desnivel llegaría rápidamente en favor de los chicos de Dany Ryser luego de que Nassim Ben Khalifa escapara por derecha y exigiera a Cristian Bonilla. El portero no pudo retener y, en el rebote, el atacante suizo volvió a capturar el balón. Su remate de zurda tenía destino de red, pero chocó con la mano de Santiago Arias. ¿El resultado? Expulsión del colombiano, penal y gol para Suiza. Ben Khalifa, tras burlar al portero con su remate, dedicó su festejo a la afición nigeriana (14’, 0-1).

Los pupilos de Ramiro Viáfara intentaron reaccionar y merodearon el arco rival en un par de ocasiones, todas con centros de Stiveen Mendoza, pero no lograron acomodarse en el terreno y lo pagaron caro: Haris Seferovic, en su regreso a la titularidad, combinó con Ben Khalifa y estiró la ventaja (36’, 2-0).

La diferencia, justificada, estuvo cerca de ampliarse en el cierre de la primera etapa pero el travesaño de Bonilla se interpuso ante un espectacular remate de Granit Xhaka.

Sin milagros
Los colombianos ya habían demostrado un llamativo poder de reacción ante la adversidad en sus compromisos anteriores, aunque no tuvieron fortuna esta vez. Pese al ingreso de Deiner Córdoba y Jorge Luis Ramos en el inicio del complemento, el gol fue una vez más para los helvéticos: Bruno Martignoni ingresó por el sector derecho y fusiló a Bonilla para ampliar diferencias (50’, 3-0).

El tremendo remate de Martignoni liquidó cualquier intento de reacción colombiano y restó intensidad a la segunda parte. Los suizos regularon energías y manejaron el balón a su placer, con un poco de atención centrada en la inminente final del próximo domingo. Así, apenas quedó tiempo para una buena reacción de Bonilla ante un cabezazo de Ben Khalifa y un último gol suizo. En esta oportunidad, el que festejó fue Ricardo Rodríguez, quien se vistió de goleador dentro del área chica para capturar un rebote y establecer el resultado final (68’, 4-0).

Con la goleada, los suizos avanzan invictos a su primera final en un torneo de la FIFA y esperan rival para el próximo 15 de noviembre. Los colombianos, luchadores y valientes, tendrán que conformarse con buscar un lugar en el podio, situación que perdieron por poco en Finlandia 2003.